Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
RAMÓN LUQUE: MI BLOG

EN EL CAFÉ DE LOS EXISTENCIALISTAS

4 Diciembre 2016, 15:33pm

Publicado por Ramón Luque

La británica Sarah Bakewell acaba de publicar este libro, que no es otra cosa que un estudio cultural bastante desenfadado y antiacadémico, muy periodístico, acerca de la corriente filosófica del Existencialismo. Parte desde Husserl, sigue con Heiddegger y desemboca por supuesto, en Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir. De hecho, tal y como confiesa la autora, para ella, el existencialismo sería como un café lleno de gente, donde se vive, se escribe y se dialoga sin fin. Y ese cafe obviamente tendría que encontrarse en París. Otros existencialistas estudiados en este libro son Albert Camus y Maurice Merleau-Ponty. Pero, aparte de los capítulos dedicados tanto a la biografía como a la obra de todos estos autores, En el café de los existencialistas  destila cierta nostalgia por un movimiento filosófico marcado por la rebeldía y la búsqueda de la autenticidad, una filosofia marcada por lo humano (aunque no en el caso de Heidegger, precisamente), por el aquí y el ahora, por lo concreto. Y por las sensaciones, los fenómenos que nos rodean y que nos permiten experimentar la vida. Lo fenomenológico juega aquí, por supuesto, un papel importante. El libro, que cuenta con un subtítulo en español cuyo objetivo principal es enganchar como sea al posible lector ("Sexo, café y cigarrillos, o cuando filosofar era provocador") es un manual de existencialistas para principiantes, solo le faltaría convertirse en cómic, y lo digo como algo muy positivo. Pertenece este libro al mundo no solo del buen periodismo sino también al de la llamada "tercera cultura", es decir, productos culturales que sin perder la diginidad, son accesibles no solo para los expertos en la materia. El libro estimula y conmueve. Realmente los existencialistas parecían vivir con gran pasión. Destaca a Iris Murdoch como estudiosa del existencialismo en su juventud (luego lo abandonó y se centró especialmente en Platón) y cita a otros autores, quizá de segundo orden, pero muy interesantes, como el británico Colin Wilson. La lectura de El café de los existencialistas, me ha llevado a otros libros: me he hecho con The outsider un ensayo del propio Wilson acerca de la figura del artista desplazado, con connotaciones claramente existencialistas. Y también estoy leyendo La invitada, apasionante novela pseudoautobiográfica de Simone de Beauvoir. No me resisto a citar, para terminar, unas frases de esta última (pertenecientes a su libro La fuerza de las cosas), que demuestran su pasión por la vida y que me recuerdan al discurso final del replicante en la película Blade Runner, ése de las "lágimas en la lluvia":

Pienso con tristeza en todos los libros que he leído, en todos los sitios que he visto y todo el conocimiento que he amasado y que ya no estará más. Toda la música, las pinturas, la cultura, los lugares: y de repente, nada...Pero esa suma única de cosas, la experiencia que he vivido, con todo su orden y toda su aleatoriedad, la Ópera de Pekín, la arena de Huelva, el candomblé de Bahía, las dunas de El-Ued, la avenida Wabansia, los amaneceres en Provenza, Tirinto, Castro hablando a cinco mil cubanos, un cielo sulfuroso sobre un mar de nubes, el acebo morado, las noches blancas de Leningrado, las campanas de la Liberación, una luna naranja sobre el Pireo, un sol rojo alzándose sobre el desierto, Torcello, Roma, todas las cosas de las que he hablado, otras que me han quedado por contar...no hay lugar donde todo eso pueda volver a vivir.

De esta lista yo quitaría el discurso del recientemente fallecido Fidel Castro, político autoritario y persona muy egocéntrica y bastante pesada. Y destacaría especialmente la referencia a la arena de Huelva, que fue el escenario de partes importantes de mi infancia, y el lugar desde el cual definitivamente me despedí de mis padres.

 

Comentar este post