Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
RAMÓN LUQUE: MI BLOG

FREEDOM

3 Noviembre 2011, 16:25pm

Publicado por Ramón Luque

freedom-388x600.jpgHace ya un año, en la Feria del Libro de Miami, entré en el salón de recepción de autores y me encontré con Jonathan Franzen. Por supuesto fue como una aparición, algo irreal por completo. Hablaba con dos personas y portaba su novela Freedom, el último fenómeno literario norteamericano y casi mundial. En aquel momento me puse nervioso y estuve a punto de telefonear a algunos de mis amigos conocedores y degustadores de la buena ficción estadounidense para darles algo de envidia: tan sólo cuarenta y ocho horas en USA y me topo cara a cara con el último escritor de moda. Pero este hombre es algo más, creo yo. Su trayectoria le avala como un narrador especialmente dotado que hará historia. Es cierto que el lanzamiento de Freedom fue brutal el año pasado en Estados Unidos y lo es actualmente en Europa. Nos la quieren vender como otra más de las grandes novelas norteamericanas (la última "gran novela"), pero es que creo que es verdad. Algún amigo mío no le encuentra la gracia a ese grueso volumen de casi setecientas páginas. También he leído que deja frío a algún que otro crítico. Mi experiencia tras la lectura de este libro coincide más con la de José María Guelbenzu en el suplemento Babelia de El País, cuando habla de una novela "verdaderamente grande, emocionante, inolvidable". Jugando a ser una especie de Tolstoi contemporáneo, Franzen cuenta la vida de tres personas de la clase media norteamericana: el matrimonio formado por Walter y Patty Berglund y Richard Katz, amigo de la pareja. Walter es un santo varón, un hombre compasivo, generoso y además ecologista. Patty es una mujer acomplejada y traumatizada por un hecho de su pasado y Richard es un amargado y solitario seductor. Vivirán variadas peripecias junto a otros personajes como sus hijos, sus padres, una colaboradora de Walter, una amiga de Patty...y de fondo la vida americana, especialmente la de la primera década de este siglo, marcada por la presidencia de Bush II. La guerra de Irak se configura a veces como un lejano trasfondo junto a los intereses comerciales de las grandes y codiciosas empresas que tratan de aprovechar cualquier oportunidad. Pero sólo es eso, un trasfondo. En Freedom importan en realidad los personajes y sus conflictos. Es además una novela clásica, realista que entronca con una tradición norteamericana en la que todavía reina el gran Philip Roth. Franzen es, sin embargo, algo más atrevido tanto en el fondo como en la forma. En el fondo porque es más optimista que el cáustico y deprimente autor de Newark. En la forma porque se arriesga un poco más. Guelbenzu se fascina ante el uso de la autobiografía en tercera persona del diario de Patty, un recurso literario que a mí no me dice absolutamente nada. Sin embargo estoy de acuerdo con él en cómo remata Franzen el final de su novela: un final en tono bajo que, sin embargo resulta espectacular y emocionante. En fin, quizá sólo bastaría con decir que Freedom me pareció una novela maravillosa y que sin duda se encuentra entre los veinte libros que más he podido disfrutar en toda mi vida. Es de esas novelas que dan pena que se acaben, que tiran de ti, que logra hacerte adicto a ellas. Y sin ninguna sabana santa, ningún templario y ningún código secreto. Es decir, literatura verdadera. 

Comentar este post

Juanjo Domínguez 11/04/2011 01:45


Estamos sincronizados, ja ja ja... A mí me queda sólo un tercio de la novela por leer y estoy completamente de acuerdo. Mucho mejor que Roth, sin duda. Setecientas páginas que probablemente habré
terminado en siete días de apasionante lectura.