Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
RAMÓN LUQUE: MI BLOG

JAPONESES Y CATEDRALES

30 Mayo 2011, 13:44pm

Publicado por Ramón Luque

_visd_0001JPG056MN.jpgEn un mundo como el que vivimos, siempre tan absurdo y apresurado, uno a veces va en busca de paréntesis donde descansar. Hablo de reposo, no de escapismo. Para escapar están las adicciones, siempre tan peligrosas. Pero el descanso podemos encontrarlo, por ejemplo en la familia (claro que depende de qué familia) o en el amor (claro que depende de qué tipo de amor). Yo concretando algo más, encuentro descanso cuando entro en una catedral: te olvidas del resto del mundo, de los coches, de las voces, de la prisa y de Internet. Es el ejemplo de un gran paréntesis. También lo encuentro en la música clásica. Te sientes cobijado. Y por último, encuentro auxilio en la lectura de algunos autores japoneses. Hablo de gente como Soseki, Kawakami, Kawabata...e incluiría incluso al narcisista Mishima y al comercial Murakami, en una ensalada de escritores de distintas épocas, pero todos ellos enfrentados a la realidad de un mundo moderno que entra en colisión con unas tradiciones y un carácter (el japonés) plenamente asentado durante siglos. En sus novelas, a veces pasan cosas terribles, pero en todas ellas hay un tono de cierta trascendencia y, a la vez, tranquilidad: puede ser sosiego, o quizás resignación. Y da igual que sea una novela satírica de Soseki o un cuento militar de Mishima, una pasión relatada por Kawabata o la aventura de una amistad contada por Kawakami. Transmiten cierta paz, relajación. Estos días estoy leyendo La Perla, una serie de relatos de Mishima, y en uno de ellos, titulado Patriotismo, se cuenta cómo un militar decide suicidarse practicándose el seppuku (más conocido como "haraquiri", es decir, abrirse las entrañas). Su mujer, tranquilamente, decide morir junto a él. Y esto lo cuenta Mishima de una forma tan sosegada que el lector no se inquieta en absoluto sino que se limita a seguir el relato con curiosidad. En este mundo de sensaciones tan concentradas y tan "picantes" a veces se echa de menos el sosiego y la tranquilidad. Así que bienvenidos sean los autores japoneses, la música clásica y las catedrales. Nada nuevo, nada actual...¿Y qué?

 

 

 

Comentar este post