Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
RAMÓN LUQUE: MI BLOG

MR GWYN

29 Enero 2013, 17:38pm

Publicado por Ramón Luque

31Alessandro Baricco es uno de los escritores europeos más reconocidos. Desde que publicara Seda, una novela tan interesante y poética como de calidad discutible, es un autor plenamente consagrado. No creo que sea, de todas formas, un escritor que pase a la historia. Sin embargo, su compromiso con la escritura es indiscutible. Además de seguir produciendo regularmente novelas y ensayos ciertamente relevantes, lleva a cabo proyectos literarios de importancia como la escuela de técnicas de escritura "Holden" o su empeño por hacer que clásicos como La Ilíada sean accesible para nuevas generaciones, atreviéndose a reescribirlos sin complejos. Es un autor con talento rodeado de un márketing y un prestigio consolidado, pero no es un grandísimo artista. Sin embargo, en su última novela, Mr Gwyn plantea una interesante disyuntiva en la vida y obra de su protagonista, que no es otro que Jasper Gwyn, un escritor ambicioso artísticamente, que quiere tomarse tan en serio su oficio, que decide dejar de escribir convencionalmente y dedicarse a ser el autor de insólitos "retratos literarios". Escritos acerca de seres humanos concretos a los que somete uno por uno a unas extrañas sesiones en una habitación, completamente desnudos y casi en silencio total. Cada hombre o mujer que se atreve a pasar por esa habitación y arriesgarse a ser retratado es obsequiado con un relato que, sencillamente "es" él o ella. Alrededor de este argumento encontramos al agente de Gwyn, muy crítico y a la vez comprensivo con sus extrafalarias decisiones, una chica, asistente de éste, que será la primera en ser retratada y a otros caracteres más secundarios, caracteres con nombres que resultan un poco irritantes como por ejemplo "Doc Mallory" o "David Barber" o "John Septimus Hill", nombres que resultan demasiado rotundos, claramente pertenecientes a mundos literarios demasiado concientes de sí mismos. Baricco reflexiona brillantemente sobre el arte de contar historias, pero para ello no se sirve de las historias. Consigue una fábula sobre los libros y la literatura que resulta fascinante y misteriosa, pero se sirve de historias no conluidas, apenas esbozadas, promesas de cuentos que nunca se cumplen. No accedemos realmente a esos retratos-relatos que escribe Jasper Gwyn pese a ser el motor de toda la novela. Quizá este último libro de Baricco sea un excelente retrato (este sí evidenciado) de lo que es el autor italiano: un escritor que aspira a la excelencia, pero obligado a ser sólo un autor muy vendido y relevante.

Comentar este post

nando 02/03/2013 12:02

Yo llegué a Seda después de su revisión homérica, así que le tenía cierta tirria.

Me parece un autor "femenino" (se me disculpen los prejuicios) con mucho de pose y poco de chicha.