Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
RAMÓN LUQUE: MI BLOG

OZON, BRADLEY COOPER, LAS PALABRAS Y EL CINE

5 Diciembre 2012, 17:19pm

Publicado por Ramón Luque

en-la-casa-01Han coincidido en la cartelera cinematográfica dos películas que tratan de la literatura, del arte de contar una historia por escrito. Una es En la casa del prolífico y siempre interesante realizador francés, Francois Ozon. El film está basado en la obra de teatro del español Juan Mayorga, titulada El chico de la última fila. La película cuenta la obsesión de un profesor con un alumno suyo obsesionado por la literatura y por volcar por escrito el universo concreto de una familia y una casa de clase media. Periódicamente, el alumno entrega a su maestro unos cuantos folios con relatos acerca de un compañero de clase de no muchas luces y su banal familia, un universo cortidiano con sus miserias que, gracias a la escritura, cobra vuelo, intriga e interés. El profesor, como un sultán pendiente de su Sherezade, disfruta y a la vez se estremece con los escritos de su alumno, tenaz, inteligente, atrevido y con talento. Se insinúan misterios y situaciones muy dramáticas siempre subrayadas por una música persistente que dirige al espectador por laberintos tan misteriosos como prosaicos. Se nota el origen teatral del film pero ello no le resta calidad y los actores, Fabrice Luchini, Kristin Scott Thomas, Enmanuelle Seigner y Ernest Umhauer están realmente bien.

el-ladro.JPG

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La otra película es El Ladrón de palabras, producción norteamericana dirigida por Brian Klugman y Lee Sternthal. Es un film mediano que aspira a mucho y no consigue gran cosa. Cuenta la historia de un robo literario, un escritor mediocre que firma una obra maestra ajena para triunfar. Y sus consecuencias. La película es audaz en el uso de tres tiempos diferentes, con narraciones dentro de narraciones al estilo de muñecas rusas pero el resultado es poco más que un telefilm de sobremesa. Están Bradley Cooper, un Jeremy Irons que ha vivido tiempos mejores y Olivia Wilde (la famosa Trece, de House). En cualquier caso, resulta difícil analizar la literatura desde el cine. Éste ha nacido para contar historias no para reflexionar sobre éstas. Tanto En la casa como El ladrón de palabras, películas de distinta procedencia y calidad, fracasan, una menos, otra más, a la hora de enseñarnos algo sobre el misterio de narrar, la magia de contar. Nos quedamos perplejos después de ver estas películas y sencillamente deseamos abrir un libro.

Comentar este post