Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
RAMÓN LUQUE: MI BLOG

REGRESO A STEFAN ZWEIG

26 Abril 2014, 07:44am

Publicado por Ramón Luque

Gran Hotel BudapestEl cine funciona como instrumento para poner de moda a un escritor o a un artista olvidado. El reciente estreno de la película de Wes Anderson El Gran Hotel Budapest cuya trama está ligeramente inspirada en el mundo del austríaco Stefan Zweig es un claro ejemplo de ello. Claro que habrá quien dirá que Zweig no está olvidado. Ciertamente no, ya que, por lo menos en nuestro país, la editorial El Acantilado ha tenido el buen gusto de publicar en los últimos años casi toda su obra. Sin embargo, muchos no saben quién es y seguramente nunca lo sabrán. Zweig fue un autor mundialmente famoso en la década de los años treinta del siglo pasado y lo que luego sucedió es que llegó Hitler y se cargó media Europa. Él se exilió y acabó suicidándose junto a su mujer en Brasil. Mi recuerdo infantil de Zweig me traslada a la biblioteca de la casa de mi abuelo, en Sevilla, donde había alguna de las muchas biografías de personajes célebres que escribió. Y recuerdo que me quedé impresionado por su suicidio. Treinta años más tarde leí con inmenso placer uno de sus mejores libros y seguramente uno de los que más he disfrutado en mi vida: sus memorias, tituladas El mundo de ayer, en las que encontré a un hombre apasionado y sensato y con una vocación europeísta insólita para aquella época, quiza comparable a la que tenía también por aquel tiempo José Ortega y Gasset. Zweig también es célebre como autor de novelas breves e impactantes que tratan sobre sentimientos, emociones, el destino, como Carta a una desconocida o Los milagros de la vida que acabo de leer. Pero El mundo de ayer es su gran libro, tan necesario, tan oportuno en estos tiempos en los que todo peligra: la idea de Europa, la idea del ciudadano, la idea del estado del bienestar, la idea de una ética entre naciones, la idea en fin de una sociedad no marcada por el dinero y el interés sino por la igualdad, la libertad y la fraternidad entre los hombres. Esta última referencia al lema de la Revolución Francesa ha quedado un poco naif, ¿verdad? pues la culpa la tiene ese cinismo de origen capitalista en el que vivimos. Lo contrario de lo que Zweig reivindicaba era la barbarie (incluso la barbarie idealista perpetrada en 1789). En El Gran Hotel Budapest encontramos la lucha humanista contra esa barbarie, en un mundo sencillo, de sentimientos, que a la vez es también sofisticado y culto. Un mundo poético, literario, enfrentado a la violencia, al fanatismo y a la muerte. El objetivo podría ser que ese "mundo de ayer" amado por Zweig siga siendo el mundo de hoy. Nos lo ponen muy difícil pero ésa es la lucha.

Comentar este post