Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
RAMÓN LUQUE: MI BLOG

VENENO PARA LA TAQUILLA

18 Mayo 2012, 08:00am

Publicado por Ramón Luque

malas-ventas-integral.jpgSe lleva hablando mucho de Box Office Poison, cómic de Alex Robinson titulado en España Malas Ventas y editado por Astiberri. Así que este post sólo añadirá poco más a lo que ya se ha dicho de él (especialmente en Internet): muy premiado, muy reconocido, muy lúcido y divertido. En cuanto a la forma, no soy un experto crítico de cómics ni de dibujo y siempre valoro por encima de todo la historia y la creación de personajes. Robinson, sin ser pretencioso y manteniendo cierta frescura, es ambicioso e inteligente. Su historia (una larga novela gráfica de seiscientas páginas) trata sobre la vida de jóvenes que se buscan la vida como pueden en Nueva York: uno quiere ser escritor y sobrevive de dependiente en una librería, otros dos son dibujantes de cómics en busca del éxito, otra es reportera en una revista cultural...De fondo, el mundo del cómic: los que se buscan la vida y los que se la han dejado en ese mundillo. Hay una historia que atraviesa toda la novela que es la de Irving Flavor, un viejo patético y miserable dibujante, creador de un superhéroe que triunfa en los cómics y en el cine, sin reportarle a él ningún dólar ya que vendió los derechos en los años cuarenta por cuatro perras. Robinson escribe un cómic sobre el cómic, sobre los retos de los jóvenes ante el llamado octavo arte, sobre las traiciones que han sufrido los veteranos y también sobre las distintas caras de este oficio: los frikis de los superhéroes, las industrias y el márketing de este mundillo, los cómics más "literarios" que ofrecen una visión personal del autor (como sucede en la propia Malas ventas), los cómics biográficos, las obsesiones por lograr un nuevo y admirable superhéroe y especialmente, ese malentendido/ignorancia según el cual, los cómics son para los niños y los anclados en la adolescencia. ¿Alguien cree que maravillas como Maus, Persépolis, Palestina, o las obras de Posy Simmonds, Adrián Tomine o Lewis Trondheim son para niños? No, son auténtica literatura y muchos lo ignoran. Volviendo a Malas Ventas, hay quien dice que las peripecias y sus personajes les recuerda a la serie Friends. Es verdad, sólo que aquí encontramos una desesperación vital, una angustia y cierto laconismo que elevan la ambición artística de esta obra maestra, tan grande como modesta.

Comentar este post